Friday, September 30, 2016

Violento desalojo a un campesino de 90 años y su familia

Violento desalojo a un campesino de 90 años y su familia
Estos residentes de la provincia Granma nos cuentan su historia
Jueves, septiembre 29, 2016 | Roberto Rodríguez Cardona

GRANMA, Cuba.- Casi al final de su vida, fue desalojado violentamente la
mañana de este martes Ángel Luis Linares Fonseca, propietario legal por
más de 30 años de un tercio de la finca privada Doña Juana. De la
vivienda que le viera nacer 90 años atrás no quedaron ni las ruinas.

Ubicado en Caney Arriba, en el municipio granmense de Media Luna, su
terreno de 0,89 hectáreas tiene más de un centenar de árboles
maderables, otros cientos de frutales y aguacates, un palmar, un cafetal
y tierras cultivables amaneció este martes rodeado de autoridades para
practicar el desalojo.

Vía telefónica, su hija María Elena Linares Verdecia cuenta lo ocurrido:
"La policía nos sacó de la casa a la fuerza y a empujones, nos esposaron
a mí y a mi hermana y el Jefe de Sector, Benigno, nos echó gas pimienta
en los ojos".

Aunque "todos los policías eran hombres", a las mujeres las revisaron
impúdicamente, tocando inclusive sus partes íntimas "por si acaso
teníamos escondido algún teléfono celular, no los fuéramos a grabar".

"A papá lo arrastraron dejándole hematomas en el cuerpo y las manos, se
lo llevaron en un tractor por todos los marabuzales, y casi llegando al
pueblo fue que lo montaron en la ambulancia que traían", describe.

Agrega que quienes los desalojaron "empezaron a las siete y terminaron a
la una de la tarde, desbarataron la casa con cuatro motosierras y se
llevaron la madera en un camión. Dejaron aquello a pelo de tierra. Todo,
todito lo arrancaron a pedazos; hasta las camas las cortaron".

En entrevista posterior, Yordanis Linares Verdecia, otra hija de Luis,
refiere: "Nos vamos ahora en el tren (Habana-Manzanillo) casi sin
dinero, para el Consejo de Estado, a llevar a mi papá, y vamos a
acostarlo allí en el portal, hasta que Raúl aparezca y resuelva esta
situación… porque nos maltrataron con brutalidad. Hasta me dieron con un
palo en la espalda".

Luego aclara: "Este caso lleva años de reclamaciones a todas las
instancias y organismos involucrados. Hemos hecho gestiones con los
máximos dirigentes del Gobierno Municipal, solicitando justicia, pero
nunca nos han querido ayudar".

Su relato continúa con que "todo comenzó en 2011, cuando Diosmérida
Fonseca, heredera de otro tercio de la finca, junto a su esposo Faustino
Fonseca Téllez entablaron litigio reclamando nuestra finca a su favor;
pero papá tiene documentos que prueban que es su verdadero dueño. Aún
así, desde enero estábamos amenazados con el desalojo".

Un funcionario de la Comisión Contra las Ilegalidades fue, según
describe María Elena Linares, quien dirigió lo que ella llama "la
masacre". También estaban "el jefe de la Policía de Media Luna, Michel
Pérez; Rafael Pérez Pérez, policía también; el jefe de sector, Benigno;
Alexander Hidalgo Araujo, Delegado de la Agricultura del municipio; y un
médico que había falsificado unos documentos del caso. En total eran
cuarenta personas, veintinueve policías y el resto funcionarios del
Gobierno, de Vivienda y otros. Yo los conozco de las reclamaciones
hechas pero no sé sus nombres porque son nuevos. Los viejos no han
querido participar".

"Como a cinco kilómetros de la propiedad y en medio de un potrero de Dos
Bocas, en una casucha de tres por dos (metros) que improvisaron que
parece un baño público de carnaval, sin agua, sin luz (corriente
eléctrica) y sin nada para cocinar, allí tiraron regadas por el suelo
nuestras pertenencias y ropas", denuncia la mujer.

"Las vasijas las metieron en sacos y las tiraron desde el tractor, casi
todo se rompió y no nos dejaron coger ni las gallinas y los animales que
se quedaron regados allí. A esta hora debe andar mi esposo tratando de
recuperarlos". Luego aclara: "Él se tuvo que quedar cuidando lo poco que
esos desalmados nos dejaron recuperar".

Source: Violento desalojo a un campesino de 90 años y su familia |
Cubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/violento-desalojo-a-un-campesino-de-90-anos-y-su-familia/

Atelier Morales - 'Nos preocupa mucho la pérdida de patrimonio en Cuba'

Atelier Morales: 'Nos preocupa mucho la pérdida de patrimonio en Cuba'
AGENCIAS | La Habana | 30 de Septiembre de 2016 - 12:58 CEST.

Desde París y a través de sus proyectos artísticos, fotográficos y de
reflexión de la intervención ciudadana en los espacios urbanos, los
arquitectos Juan Luis Morales y Teresa Ayuso, o lo que es lo mismo,
Atelier Morales, pretenden impulsar un cambio en su Cuba natal, reporta EFE.

"Queremos y hacemos todo lo posible para que la situación cambie.
Empujamos para el cambio, no mantenemos una posición pasiva, sino
activa", explica Morales.

Desde que se aprobó la nueva ley que permite la compraventa de casas, la
situación ha empezado a mejorar un poco, al menos en lo que se refiere a
la rehabilitación privada de viviendas, pero Ayuso resalta que en Cuba
no se puede ejercer de arquitecto privado, no se pueden abrir estudios,
lo que ha impedido una evolución arquitectónica y urbanística como la de
otros países.

"Nos preocupa mucho la pérdida de patrimonio en Cuba; que nadie haga
nada y que se crea, por ejemplo, que porque se restauran algunos
edificios de La Habana Vieja, se está conservando", critica Morales en
otra entrevista, concedida al diario El País.

A Cuba está dedicada Arqueología (2014), una serie de fotografías de
interiores de edificios de La Habana, en las que Morales y Ayuso han
completado con sus dibujos las partes ya perdidas de la decoración y el
mobiliario de viviendas que apenas muestran una pequeña parte del
esplendor de épocas pasadas.

Un proyecto que se pudo ver en la Bienal de Arte de Venecia y con el que
quieren denunciar esa pérdida de patrimonio contra la que no se está
luchando en Cuba.

"No podemos restaurar, no tenemos permiso para hacerlo allí, pero nadie
nos impide hablar de ello", resalta Ayuso.

Tanto ella —licenciada en La Habana y que estudió diseño industrial en
México— como Morales —licenciado en La Habana y en París, y profesor de
la Escuela Superior de Arquitectura de La Villette—, supieron desde el
comienzo de su carrera que querían mezclar las dos facetas.

La arquitectura para la que se formaron, con el arte. Y por eso llevan
dos décadas alternando proyectos puramente arquitectónicos con
investigaciones y reflexiones artísticas en las que vuelcan sus
intereses más personales.

Uno de sus primeros trabajos artísticos fue Bohíos (2003), en el que
mostraban la decadencia de esas viviendas rurales cubanas y que dio
inicio a una serie de proyectos centrados en el "patrimonio a la deriva"
de Cuba.

Y otro de sus temas de interés es el espacio urbano, ver cómo cambia a
través de la intervención espontánea de los ciudadanos, algo que en Cuba
es impensable, resaltan Morales y Ayuso en la sede madrileña de Casa de
América, que les invitó para participar este jueves en el ciclo "Miradas
cruzadas: arquitectura iberoamericana".

"Nosotros hacemos arte con visión arquitectónica y arquitectura con
visión artística", explica Ayuso sobre un trabajo complejo y que,
afirman sin dudar, no podrían llevar a cabo en un lugar diferente a
Francia y, en concreto, a París.

Es en París donde han desarrollado la mayor parte de sus proyectos,
tanto arquitectónicos como artísticos.

Han fotografiado la plaza del Centro Pompidou —que "es la catedral del
arte", opinan— en diferentes momentos, para ver cómo la gente modifica
el espacio que rodea el museo, como un "Homenaje a Monet", del que
copiaron el sistema que usó para plasmar la catedral de Rouen.

Y uno de sus últimos trabajos es Je suis Liberté, en el que han recogido
el uso que los parisinos hicieron de los lugares en los que se
cometieron los atentados de 2015, en los que dejaron flores, carteles o
lápices que modificaron la fisonomía de plazas tan populares como la de
la República.

Son intervenciones impensables en Cuba, donde cualquier movimiento está
reprimido, dijo Morales, que destacó que cuando han podido exhibir su
trabajo en la Alianza Francesa de La Habana y de Santiago la gente se
mostró muy sorprendida, especialmente los jóvenes.

Es su forma de contribuir a un cambio que sueñan para Cuba, sin que eso
suponga perder el rico patrimonio familiar que es testigo de la historia
de la Isla.

Video:
https://www.youtube.com/watch?v=L2DvWaCQEHs

Source: Atelier Morales: 'Nos preocupa mucho la pérdida de patrimonio en
Cuba' | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cultura/1475233112_25676.html

Así viven los humildes en la ¨Revolución¨ de los Castros

Me voy a dar candela con mis hijos

Tuesday, September 27, 2016

Una frase pasada de moda en Cuba

Una frase pasada de moda en Cuba
A la pobreza material se ha unido la miseria de espíritu
Martes, septiembre 27, 2016 | Alberto Méndez Castelló

LAS TUNAS, Cuba.- El historiador de La Habana, Dr. Eusebio Leal, recién
proclamó la pena que ocasiona ver la bandera cubana "a la venta entre
productos de artesanía, como si se tratara de uno de ellos o un objeto
común".

Pidiéndole prestado el título al poeta Bonifacio Byrne, "¿Dónde está mi
bandera?", un reciente artículo del periódico Juventud Rebelde (JR),
dice: "Lo que sucede con la bandera no es un hecho aislado. Es sólo una
expresión de la crisis de civismo que se manifiesta hoy en la Isla; de
falta de valores que empezó a entronizarse en la vida cubana a partir
del llamado Período Especial y que cobra fuerza desde entonces".

Entrevistado un historiador al respecto dijo: "Lo dicho por JR no es
nuevo. Pero aún por reiterado, no deja de ser incierto concerniente al
origen de la falta de civismo y amoralidad de los cubanos".

"En Cuba suele achacarse el derrumbe moral que hoy vive la nación a la
crisis de los años 90, eufemísticamente llamada Periodo Especial. Pero
ese periodo nada tiene de extraordinario, se veía venir con el desplome
del campo socialista", añadió. "Cuba dependió de la Unión Soviética por
más de 30 años, desde febrero de 1960, cuando recibió los primeros 100
millones de dólares, hasta diciembre de 1991, cuando la URSS se
derrumbó, y ya no llegaron más barcos soviéticos a los puertos cubanos".

"Ahí comenzó la crisis económica, pero la crisis moral, la falta no de
rublos soviéticos sino del natural civismo de los cubanos, comenzó mucho
más temprano; fíjese que cinco años antes de comenzar el llamado Periodo
Especial, el 19 de abril de 1986, en Cuba comenzó otro periodo, a ese lo
llamamos Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas, y
fue el mismo Fidel Castro quien ese día habló de economicismo, de
burocratismo, de egoísmo, de corrupción y de errores del Partido
(Comunista)", concluyó el historiador.

Al respecto un pedagogo dice: "Yo pienso que el origen de la crisis
moral que hoy vive la nación cubana tenemos que buscarla en la falta de
educación; no en la falta de maestro, pizarra y pupitre, no; primero esa
carencia se da cuando el Estado asume el insustituible papel educador de
la familia, y acto seguido, cuando sustituimos la pedagogía de Enrique
José Varona por la de Antón Makarenko, y las escuelas en Cuba se
transforman en campamentos, en colonias como la de 'Poema pedagógico de
Makarenko'".

"Eso se sabe", continúa. "Niños y adolescentes debieron ir lejos de sus
padres, a estudiar y trabajar en el campo, en un ambiente promiscuo,
distanciados del beso materno de cada noche, de la autoridad vigilante
de los padres sustituida por maestros improvisados en no pocos casos; un
ambiente así produce insensibilidad, apatía, egoísmo, que es lo que
vemos hoy en Cuba: a aquellos estudiantes de las escuelas en el campo,
que son los padres de hoy, a quienes no podemos culpar por cómo son, y
mucho menos a sus hijos, que no pueden ser diferentes a ellos".

"Es superficial y poco creíble asumir la pobreza material como como
causa absoluta de la pobreza espiritual. Hasta ser desnaturalizada por
el Estado, la familia cubana aunque muy pobre siempre fue muy digna",
añade el profesor.

La opinión del pedagogo entrevistado, en el caso cubano tiene una base
sólida. En 1957 integrantes de la Agrupación Católica Universitaria
(ACU) realizaron una encuesta con miras en tres objetivos fundamentales:
realizar por primera vez en Cuba una estadística de las condiciones de
vida de los trabajadores agrícolas; propiciar que en las ciudades
pudiera palparse la realidad del campo cubano y de sus dificultades, y
probar que los campesinos cubanos se debaten "entre el abandono y la
impotencia" mientras no se dé atención debida a nuestro campo.

En una de las reuniones de la ACU, el Dr. José Ignacio Lasaga dijo: "En
todos mis recorridos por Europa, América y África, pocas veces encontré
campesinos que vivieran más miserablemente que el trabajador agrícola
cubano."

ACU concluyó que, a pesar de constituir la población rural el 34% (1957)
de la población cubana, los campesinos "sólo tienen de ingreso el 10% de
los ingresos nacionales."

Pese a esa pobreza en el campo cubano, los investigadores de ACU
concluyeron: "El trabajador agrícola cubano, engañado por los gobiernos
y olvidado por los dirigentes de todos los sectores nacionales, se
mantiene asombrosamente honesto, moral y humano."

Quienes en Cuba comenzaron vendiendo la bandera nacional cual objeto
artesano no fueron cubanos de a pie, sino los administradores del Estado
en sus tiendas de suvenir. Reconocido por los propios gobernantes que
tomaron el poder por las armas en 1959, la nación cubana no sólo no ha
podido salir de la penuria económica y sociopolítica que la condujo a
una revolución, sino que a esa falta de liquidez, se ha sumado una
carencia de valores morales y cívicos como nunca antes vistos en Cuba.
"Pobre, pero honrado", es hoy una frase pasada de moda en Cuba.

Source: Una frase pasada de moda en Cuba | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/una-frase-pasada-de-moda-en-cuba/