Sunday, April 23, 2017

Familia es hostigada por el régimen por haber denunciado una orden de desalojo

Familia es hostigada por el régimen por haber denunciado una orden de
desalojo
22 de abril de 2017 - 17:04

Bisaida Azahares, la madre de la familia, recibió la amenaza de desalojo
de la casa donde ha vivido por más de diez años en el reparto Siboney.
Notificó de ello a la prensa independiente y desde entonces ha recibido
varias visitas del Jefe de Sector de la zona y el de una oficial del
Departamento Técnico de Investigaciones (DTI), informó Diario de Cuba.

LA HABANA.- Una familia con orden de desalojo está sufriendo el
hostigamiento de las fuerzas del régimen por haber denunciado su crítica
situación habitacional ante la prensa independiente.

Bisaida Azahares, la madre de la familia, recibió la amenaza de desalojo
de la casa donde ha vivido por más de diez años en el reparto Siboney.
Notificó de ello a la prensa independiente y desde entonces ha recibido
varias visitas del Jefe de Sector de la zona y el de una oficial del
Departamento Técnico de Investigaciones (DTI), informó Diario de Cuba.

"Han venido a preguntar y cuestionar sobre porqué decidí acudir a
periodistas independientes, en el caso del Jefe de Sector él conoce de
este caso desde hace tres años, porque ya llevamos cuatro años que somos
considerados por las autoridades como residentes ilegales cuando tenemos
toda la documentación que demuestra lo contrario", señaló Azahares a
DIARIO DE CUBA.

Asimismo, añadió que la oficial del DTI le cuestionó el hecho de haberse
reunido con "periodistas contrarrevolucionarios".

Azahares respondió a la funcionaria que lo seguiría haciendo porque
había acudido a todas las instancias gubernamentales y la Dirección
Municipal de la Vivienda le había expresado que la orden de desalojo era
inapelable a cualquier nivel y debía ejecutarse.

La medida de "extracción forzosa" (el eufemismo que utilizan las
autoridades para evitar mencionar la palabra desalojo) llegó a manos de
Bisaida Azahares el 17 de diciembre del pasado año cuando ya su esposo
Nelson Cabrera hacía seis meses se encontraba en Arabia Saudita como
colaborador médico.

Según aseguró la mujer, su esposo decidió irse a la misión porque la
presidenta del gobierno municipal de Playa le había prometido
protección. Sin embargo, ese cargo gubernamental fue asumido por otra
persona y los Cabrera Azahares quedaron totalmente desprotegidos.

"Hasta el momento la denuncia a la prensa que he realizado ha paralizado
el posible desalojo, pero tampoco tengo una respuesta definitiva de la
situación de mi vivienda", dijo muy preocupada.

Azahares, que tiene dos hijos adolescentes, contó a DDC que vive con una
incertidumbre y estrés muy grande, pues su hijo suspendió un año escolar
producto de todas las tensiones vividas y teme de posibles represalias
contra su esposo cuando regrese de vacaciones a Cuba.

La casa donde vive esta familia forma parte de unas 17 mansiones
pertenecientes al Ministerio de Salud Pública en la exclusiva barriada
de Siboney y que ya el actual ministro del ramo, Roberto Morales Ojeda,
ordenó desvincularlas y que pasaran a propiedad de sus residentes.

El único caso donde esa medida no se encuentra en ejecución es la
residencia de Nelson Cabrera porque según su esposa hay personas con
mucho dinero interesadas en ese inmueble en su totalidad, el cual está
dividido en tres hogares distintos.

Azahares resaltó, también, el tratamiento tan distinto que ha recibido
por parte de los organismos gubernamentales la vecina de los altos de su
casa.

Esta mujer decidió emigrar a Estados Unidos en el año 2012, sin embargo,
"cuando supo que podía hacerse dueña de la casa se repatrió y en menos
de un mes había recuperado todos sus derechos. Adquirió el título de
propiedad de la casa la cual era anteriormente medio básico de la
Universidad de Ciencias Médicas".

"Si mi vecina y los demás pueden ser dueños de la vivienda ¿por qué
nosotros no? ¿Por qué desean sacarnos de una vivienda que hemos ocupado
legalmente durante más de diez años?", concluyó Bisaida Azahares.

Source: Familia es hostigada por el régimen por haber denunciado una
orden de desalojo | Cuba -
http://www.diariolasamericas.com/america-latina/familia-es-hostigada-el-regimen-haber-denunciado-una-orden-desalojo-n4120319

Saturday, April 22, 2017

Una familia con orden de desalojo sufre hostigamiento por denunciar su situación a la prensa independiente

Una familia con orden de desalojo sufre hostigamiento por denunciar su
situación a la prensa independiente
WALDO FERNÁNDEZ CUENCA | La Habana | 22 de Abril de 2017 - 16:15 CEST.

Una familia con orden de desalojo está sufriendo el hostigamiento de
las fuerzas del régimen por haber denunciado su crítica situación
habitacional ante la prensa independiente.

Bisaida Azahares, la madre de la familia, recibió la amenaza de desalojo
de la casa donde ha vivido por más de diez años en el reparto Siboney.
Notificó de ello a la prensa independiente y desde entonces ha recibido
varias visitas del Jefe de Sector de la zona y el de una oficial del
Departamento Técnico de Investigaciones (DTI).

"Han venido a preguntar y cuestionar sobre porqué decidí acudir a
periodistas independientes, en el caso del Jefe de Sector él conoce de
este caso desde hace tres años, porque ya llevamos cuatro años que somos
considerados por las autoridades como residentes ilegales cuando tenemos
toda la documentación que demuestra lo contrario", señaló Azahares a
DIARIO DE CUBA.

Asimismo, añadió que la oficial del DTI le cuestionó el hecho de haberse
reunido con "periodistas contrarrevolucionarios".

Azahares respondió a la funcionaria que lo seguiría haciendo porque
había acudido a todas las instancias gubernamentales y la Dirección
Municipal de la Vivienda le había expresado que la orden de desalojo era
inapelable a cualquier nivel y debía ejecutarse.

La medida de "extracción forzosa" (el eufemismo que utilizan las
autoridades para evitar mencionar la palabra desalojo) llegó a manos de
Bisaida Azahares el 17 de diciembre del pasado año cuando ya su esposo
Nelson Cabrera hacía seis meses se encontraba en Arabia Saudita como
colaborador médico.

Según aseguró la mujer, su esposo decidió irse a la misión porque la
presidenta del gobierno municipal de Playa le había prometido
protección. Sin embargo, ese cargo gubernamental fue asumido por otra
persona y los Cabrera Azahares quedaron totalmente desprotegidos.

"Hasta el momento la denuncia a la prensa que he realizado ha paralizado
el posible desalojo, pero tampoco tengo una respuesta definitiva de la
situación de mi vivienda", dijo muy preocupada.

Azahares, que tiene dos hijos adolescentes, contó a DDC que vive con una
incertidumbre y estrés muy grande, pues su hijo suspendió un año escolar
producto de todas las tensiones vividas y teme de posibles represalias
contra su esposo cuando regrese de vacaciones a Cuba.

La casa donde vive esta familia forma parte de unas 17 mansiones
pertenecientes al Ministerio de Salud Pública en la exclusiva barriada
de Siboney y que ya el actual ministro del ramo Roberto Morales Ojeda
ordenó desvincularlas y que pasaran a propiedad de sus residentes.

El único caso donde esa medida no se encuentra en ejecución es la
residencia de Nelson Cabrera porque según su esposa hay personas con
mucho dinero interesadas en ese inmueble en su totalidad, el cual está
dividido en tres hogares distintos.

Azahares resaltó, también, el tratamiento tan distinto que ha recibido
por parte de los organismos gubernamentales la vecina de los altos de su
casa.

Esta mujer decidió emigrar a Estados Unidos en el año 2012, sin embargo,
"cuando supo que podía hacerse dueña de la casa se repatrió y en menos
de un mes había recuperado todos sus derechos. Adquirió el título de
propiedad de la casa la cual era anteriormente medio básico de la
Universidad de Ciencias Médicas".

"Si mi vecina y los demás pueden ser dueños de la vivienda ¿por qué
nosotros no? ¿Por qué desean sacarnos de una vivienda que hemos ocupado
legalmente durante más de diez años?", concluyó Bisaida Azahares.

Source: Una familia con orden de desalojo sufre hostigamiento por
denunciar su situación a la prensa independiente | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1492870537_30580.html

El Ángel Exterminador

El Ángel Exterminador
FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ | Miami | 22 de Abril de 2017 - 08:48 CEST.

Luis Buñuel definitivamente debería haber filmado en Cuba. Material
sobraba y todavía sobra. No le hubiera hecho falta escribir uno de sus
rocambolescos y enigmáticos guiones; bastaba un hecho nimio, tal vez tan
común como este, el derrumbe de una escalera en Centro Habana.

En su famosa película de 1962, El ángel exterminador, Buñuel sitúa un
grupo de burgueses mexicanos en una habitación tras asistir a una ópera.
Los hombres y mujeres de la alta sociedad comienzan compartiendo copas y
refrigerios en un ambiente relajado. De pronto se encuentran atrapados,
sin poder salir del lugar y sin saber qué se los impide. Maestro de la
incertidumbre y los significados múltiples, el director aragonés pone al
espectador en un estado de angustiosa perplejidad: ¿por qué no escapan
de allí?, ¿qué los limita a atravesar la puerta?

Pero esta vez no se trata de ricachones mexicanos sino de humildes
habaneros, inquilinos de un edificio de diez pisos situado en la esquina
de San Miguel y Amistad, en Centro Habana. La noticia no es el derrumbe
en sí, pues se calculan entre dos y cinco viviendas colapsadas en la
capital tras una intensa lluvia. Dos tercios del fondo habitacional
cubano necesita reparación parcial o total, para no hablar de las
violaciones de la seguridad de las viviendas, la mayoría motivadas por
el hacinamiento de hasta tres generaciones bajo el mismo techo.

La noticia, es decir, lo notable, son dos detalles: uno, que la escalera
del edificio fue lo que colapsó, y solo de manera parcial, del piso
tercero hacia abajo. De esa manera, quedaron atrapados los vecinos del
tercero hacia arriba. Pero del quinto al sexto piso la escalera se
despegó de la pared; la evacuación debía hacerse a partir de tal altura.
Entonces, el segundo detalle notorio: con la escalera de los bomberos en
las ventanas, la gente no quería salir de un edificio que tal vez podía
venirse abajo.

Para un espectador no buñueliano, no cubano, la sorpresa podría ser
doble: las escaleras suelen ser una parte resistente de los edificios,
al extremo de recomendarlas como refugios para bombardeos y terremotos.
Uno: ¿cómo pudo colapsar una parte y no toda la estructura? Dos: ¿cómo
un ser humano prefiere ser sepultado por un derrumbe antes de abandonar
una simple habitación?

La primera incógnita es relativamente fácil de explicar. La parte de la
ciudad donde se produce el hecho lleva construida entre 80 y 120 años.
La expansión de La Habana extramuros se aceleró a finales de la Colonia.
Las obras que flanquean el Paseo del Prado son portentos de fina y
ecléctica arquitectura en la bisagra temporal del XIX y las primeras
décadas del siglo XX. La explosión constructiva hizo emplear
materiales disponibles en la época, algunos hoy poco recomendados. Pero
con un mantenimiento oportuno, los inmuebles hubieran resistido el clima
húmedo y salitroso del Caribe.

Los vecinos han dicho que el edificio de diez pisos llevaba años sin
elevador. Es de suponer que la escalera aguantó durante mucho tiempo
personas y animales de todo tipo, escaparates, bicicletas, mudanzas,
peleas, chismes, vigilantes y cuanta cosa fuera preciso subir y bajar.
No pudo más y dijo hasta aquí. Lo hizo a la usanza de una antigua dama
habanera: por pedazos.

Y de esa forma tenemos la segunda escena buñueliana: las personas
atrapadas en los pisos superiores no querían ser salvadas, se negaban a
salir del edificio. Gritaban desde las ventanas que se iban a quedar
allí. La explicación, esta vez, es un poco más compleja.

Al no haber un fondo habitacional para cubrir las necesidades, cada vez
mayores por los desmoronamientos de estructuras frágiles, y la
sobrepoblación en las ciudades, las familias permanecen años en moteles
convertidos en albergues, donde el hacinamiento y otros asuntos mundanos
amenazan la salud mental y física de quienes los habitan. Los moteles,
conocidos en Cuba como posadas, eran lugares donde las parejas furtivas
y también las hacinadas tenían relaciones íntimas.

Un amigo me dijo un día que al quitarles a los cubanos las posadas, era
el régimen quien iba a colapsar. Pero parece que el vaticinio no se
cumplió. Otros lugares menos ocultos habrán encontrado las parejas
cubanas para intimar. Ya apenas posadas quedan en La Habana. ¡Un réquiem
por la famosa 11 y 24 del Vedado, cuyas paredes tantas cosas ocultaron!

Los atrapados en el edificio saben muy bien, al contrario de los
opulentos mexicanos, lo que les espera cuando bajen por la escalera de
los bomberos. Lo mejor que les pudiera pasar es ser integrados al nuevo
plan de terminar casas a medio hacer que por miles se pudren por la toda
la Isla. Un proceso que parece una concesión humanitaria y al final es,
simplemente, admitir que el Estado y la centralización de la economía
son incapaces de satisfacer las necesidades cada vez más crecientes de
la sociedad.

A esos inquilinos de los pisos superiores la escalera de los
rescatadores les da miedo. No pueden atravesar la ventana. Prefieren
morir sepultados por el pasado en ese añoso edificio a un invivible
futuro prometido. No le hará falta, como a Buñuel, pasar un enorme oso
negro frente al inmueble para engañar al público. Ellos saben bien quién
es el Ángel Exterminador.

Source: El Ángel Exterminador | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1492792640_30557.html

Sin aclararse el destino de decenas de personas afectadas por el derrumbe de una escalera en Centro Habana

Sin aclararse el destino de decenas de personas afectadas por el
derrumbe de una escalera en Centro Habana
MANUEL GUERRA PÉREZ | La Habana | 21 de Abril de 2017 - 21:09 CEST.

Tres días después de que se desplomara la escalera de un edificio de 10
plantas en San Miguel y Amistad, Centro Habana, seguía sin aclarse el
destino de sus habitantes.

El área se mantenía el jueves por la tarde llena de personal de rescate
y salvamento, trabajadores sociales y de la salud, bomberos, empleados
de la Empresa de Construcción y Montaje (ECME) y de la compañía
eléctrica, funcionarios del Partido Comunista y policías.

En la calle Águila, a unos 100 metros del edificio, se ha dispuesto un
puesto de mando donde se puede observar mucho movimiento de altos mandos
del Ministerio del Interior.

Los residentes del inmueble, muchos de los cuales rechazan ser
trasladados a un albergue, han estado recibiendo alimentos desde fuera,
con una grúa, por una ventana del cuarto piso. Los bomberos han bajado
por la misma vía equipos electrodomésticos y muebles. También se ha
visto subir a personal médico.

Tres grúas, dos ambulancias, varios carros policiales, camiones de
bomberos y otros vehículos estatales ocupaban las calles de los
alrededores del edificio el jueves.

El desplome de la escalera ocurrió el pasado día 18 sobre las 8:00 de la
mañana desde el tercer piso hacia abajo. Esto ha imposibilitado que los
inquilinos puedan salir o entrar al inmueble.

Un trabajador de ECME comentó que tenían orden de hacer una escalera de
madera en el interior y reforzar el edificio con horcones también de
madera para comenzar a bajar a las personas.

El hecho, que hasta el momento dejó un herido (no se conoce su estado),
no ocasionó víctimas mortales, pero la situación comienza a tensarse ya
que, según un coronel del Ministerio del Interior, "son pocos los
vecinos que han querido salir del edificio, que se encuentra totalmente
cerrado".

"Estamos valorando evacuar a todas las personas del edificio hacia
albergues por tiempo indefinido", concluyo el oficial.

Según la agencia AP, unas 630 personas residen en el inmueble, en 121
núcleos familiares.

"¿Cómo estarán las personas allí adentro? Hay niños y ancianos sin poder
salir. ¿Qué les darán de comida?", comentan vecinos y transeúntes en los
alrededores.

El lugar esta acordonado con policías que piden identificación y solo
permiten pasar a los residentes de los edificios cercanos.

La construcción data de principios del siglo pasado y originalmente fue
un hotel llamado Astor. Tiene su estructura visiblemente deteriorada y
su décima planta, que rompe la estética del edificio, fue levantada hace
una década.

"El edificio está sobrepoblado, la mayoría de los apartamentos tiene
hecha barbacoa y el elevador no funciona hace muchos años", comentó un
vecino.

Una trabajadora social dijo que el inmueble había sido declarado
inhabitable desde hace años.

Source: Sin aclararse el destino de decenas de personas afectadas por el
derrumbe de una escalera en Centro Habana | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1492801779_30564.html

Friday, April 21, 2017

Sin aclararse el destino de decenas de personas afectadas por el derrumbe de una escalera en Centro Habana

Sin aclararse el destino de decenas de personas afectadas por el
derrumbe de una escalera en Centro Habana
MANUEL GUERRA PÉREZ | La Habana | 21 de Abril de 2017 - 21:09 CEST.

Tres días después de que se desplomara la escalera de un edificio de 10
plantas en San Miguel y Amistad, Centro Habana, seguía sin aclarse el
destino de sus habitantes.

El área se mantenía el jueves por la tarde llena de personal de rescate
y salvamento, trabajadores sociales y de la salud, bomberos, empleados
de la Empresa de Construcción y Montaje (ECME) y de la compañía
eléctrica, funcionarios del Partido Comunista y policías.

En la calle Águila, a unos 100 metros del edificio, se ha dispuesto un
puesto de mando donde se puede observar mucho movimiento de altos mandos
del Ministerio del Interior.

Los residentes del inmueble, muchos de los cuales rechazan ser
trasladados a un albergue, han estado recibiendo alimentos desde fuera,
con una grúa, por una ventana del cuarto piso. Los bomberos han bajado
por la misma vía equipos electrodomésticos y muebles. También se ha
visto subir a personal médico.

Tres grúas, dos ambulancias, varios carros policiales, camiones de
bomberos y otros vehículos estatales ocupaban las calles de los
alrededores del edificio el jueves.

El desplome de la escalera ocurrió el pasado día 18 sobre las 8:00 de la
mañana desde el tercer piso hacia abajo. Esto ha imposibilitado que los
inquilinos puedan salir o entrar al inmueble.

Un trabajador de ECME comentó que tenían orden de hacer una escalera de
madera en el interior y reforzar el edificio con horcones también de
madera para comenzar a bajar a las personas.

El hecho, que hasta el momento dejó un herido (no se conoce su estado),
no ocasionó víctimas mortales, pero la situación comienza a tensarse ya
que, según un coronel del Ministerio del Interior, "son pocos los
vecinos que han querido salir del edificio, que se encuentra totalmente
cerrado".

"Estamos valorando evacuar a todas las personas del edificio hacia
albergues por tiempo indefinido", concluyo el oficial.

Según la agencia AP, unas 630 personas residen en el inmueble, en 121
núcleos familiares.

"¿Cómo estarán las personas allí adentro? Hay niños y ancianos sin poder
salir. ¿Qué les darán de comida?", comentan vecinos y transeúntes en los
alrededores.

El lugar esta acordonado con policías que piden identificación y solo
permiten pasar a los residentes de los edificios cercanos.

La construcción data desde principios del siglo pasado y originalmente
fue un hotel llamado Astor. Tiene su estructura visiblemente deteriorada
y su décima planta, que rompe la estética del edificio, fue levantada
hace una década.

"El edificio está sobrepoblado, la mayoría de los apartamentos tiene
hecha barbacoa y el elevador no funciona hace muchos años", comentó un
vecino.

Una trabajadora social dijo que el inmueble había sido declarado
inhabitable desde hace años.

Source: Sin aclararse el destino de decenas de personas afectadas por el
derrumbe de una escalera en Centro Habana | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1492801779_30564.html